Un equipo multidisciplinar, profesional y eficiente

Gena Heraty, Directora, programa Kay St. Germaine

Gena Herraty

Gena, creció en una familia de 11 hermanos, en una granja en Carrarevaugh, en el condado de Mayo. Se graduó en estudios empresariales por la Universidad de Limerick en 1991.

Mientras trabajaba como voluntaria en Dublin Simon Community, Gena fue invitada a colaborar como voluntaria en el hogar de NPH que se estaba estableciendo en Haití para niños abandonados con discapacidad. Llegó a Haití en junio de 1993 y desde entonces sigue en el mismo hogar.

En 2020 Gena recibió el Premio Oireachtas a la Dignidad Humana por su compromiso con la promoción de la dignidad humana.

«Si puedo mejorar la vida de un solo niño cada día que estoy aquí, entonces mi vida habrá valido la pena».

Durante su estancia en Haití, Gena se ha empeñado en desarrollar el Programa de Necesidades Especiales, brindando oportunidades a unos 30 niños y jóvenes. También ha desarrollado un programa que brinda apoyo médico, de rehabilitación y educativo a más de 100 familias de la comunidad que tienen niños con discapacidades físicas e intelectuales graves.

Norma López, Fisioterapeuta

Norma López nació en Argentina, y es fisioterapeuta, especializada en tratamiento de niños con necesidades especiales y adultos con condiciones neurológicas, y coordinadora de terapias en Kay Germain  y Kay Christine (NPFS Haití).  

Hace 12 años que vive en Haití. Llegó en el 2009 y permaneció los primeros 10 años colaborando como voluntaria por cortos períodos de tiempo.

“El dar acceso a niños especiales a terapia fue mi principal motivo para venir a vivir a Haití.”

Finesse Fonfilus, Coordinatora de programas

En 1993, Finesse comenzó a trabajar en Kay St. Helene en Kenscoff. Pasó 12 años trabajando en el hogar para niños con necesidades especiales en Kay Christine. Al principio trabajó como cuidadora, pero después de 2 años fue ascendida a Coordinadora del hogar.

Desde 2004, el programa de necesidades especiales se ha trasladado 3 veces de lugar hasta instalarse definitivamente en Kay St. Germaine en 2008. Finesse ha sido una persona clave liderando los equipos administrativos a lo largo de todos estos cambios.

«Esta organización está ayudando a mucha gente y espero que continúe haciéndolo para siempre».

A Finesse le encanta trabajar con niños con discapacidades y ayudar a sus padres a cuidarlos adecuadamente. Tiene grandes sueños para el continuo desarrollo del programa, pero lo más importante es que quiere seguir trabajando con el amor y la gratitud que ha compartido con todo el equipo desde el primer día.

Finesse afima: “¡El trabajo que está realizando NPH en Haití, no lo tenemos en ningún otro lugar del país! Esta organización está ayudando a mucha gente y espero que continúe haciéndolo para siempre. Estoy encantada de poder ser parte de todo esto».

Aprende más sobre el trabajo de los Programas de Necesidades Especiales de NPH en Haití.