TESTIMONIO JOSÉ LUÍS BARÁN – COMPROMETIDO CON EL HAMBRE CERO

  • Después de perder a su padre a una edad temprana, José Luis Barán tuvo una vida difícil, pero gracias a su amor por el campo, y el apoyo de NPH, ha implementado programas sostenibles para luchar contra el hambre cero en las comunidades vulnerables de Guatemala, y en nuestros hogares.

A José Luis se le conoce cariñosamente como “Cheppe”. LLegó a NPH Guatemala el 11 de enero de 2001 cuando tenía 14 años. Vivía en la pobreza y carecía de educación. Creció en en un pequeño pueblo del municipio de Patzún. Su padre Emilio fue asesinado en 1988, durante el conflicto armado en Guatemala (1960-1996), cuando tenía dos años. Este suceso, junto con la posterior muerte de su hermano menor, con tan solo tres meses de edad, tuvo un impacto profundo en la vida de su madre, que se volvió a casar.

José Luis tiene hoy cinco hermanastras y dos hermanastros. Ser el hijo mayor de la nueva familia significó asumir responsabilidades, lo que limitó su infancia.  Vivió tiempos difíciles. Cada día, cuando terminaba la escuela, le llevaba el almuerzo a su padrastro, en el campo. Comían juntos y pasabe las tardes trabajabando con su padre en el campo. Ahí fue creciendo su pasión por la agricultura.

“Tenía muy poco tiempo para jugar con mis amigos, pero fue una experiencia que marcó mi vida, a pesar de las dificultades. Trabajar la tierra forma parte de mi cultura, y de mi familia, y gracias a ello pude desarrollar habilidades agrícolas, que fueron parte integral de mi desarrollo”.

Años más tarde, fue acogido en NPH Guatemala, gracias a la mediación de un trabajador social de la organización local Manos Amigas, creyendo que José Luis tendría oportunidades para cumplir sus sueños.  

Cuando llegó al hogar de NPH Guatemala, José Luis empezó a asistir regularmente a la escuela secundaria, apoyando en la granja de animales. Después de graduarse en 2003, solicitó colaborar en su primer año de servicio social, comunitario en la granja, lo que hizo en 2004. Permaneció a cargo del programa agrícola del hogar, la producción de alimentos y los cultivos.  

Fue entonces cuando el director nacional de NPH Guatemala, Constantino Azuara, le ofreció seguir estudios en la universidad, en la institución militar Adolfo V. Hall del Sur, en Retalhuleu, donde realizó estudios de agronomía en 2005. En 2008 regresó al hogar de NPH con resultados sobresalientes y experto en agrónomía.

Su segundo año de servicio social lo completó de nuevo en el campo, ampliando sus conocimientos gracias a su participación en un proyecto agrícola que desarrolló un matrimonio español, el ingeniero agrícola Eduardo Briones, y su esposa Pilar. Levantaron un invernadero en el hogar para el cultivo de frutas y verduras para mejorar la alimentación de los niños.

A Eduardo y Pilar, les quedó claro que el “Cheppe” necesitaba estudiar en una reconocida escuela internacional de agricultura de Honduras, la Zamorano. José Luis pasó satisfactoriamente la prueba de admisión en la Universidad, y, a finales de octubre de ese mismo año, Xavier Adsarà, director de la Fundación NPH en España, le comunicó que había recibido una beca completa gracias a la colaboración de la Fundación Marfà y su madrina española, Maria Dolores Massó.

En 2009 dejó Guatemala por primera vez en su vida, para viajar a Honduras e iniciar su sueño. Tuvo que competir con jóvenes procedentes de toda América cuya formación académica era muy superiors a la suya, pero logró sobreponerse a todas las dificultades, finalizando sus estudios en agronomía 4 años más tarde.

El siguiente desafío llegó de la mano de Marlon Velásquez, director nacional del hogar de NPH Nicaragua, que invitó a José Luis, a hacerse cargo del cultivo de la tierra del hogar en 2013. José Luís aceptó encantado este gran reto profesional.

A su regreso a Guatemala (2015), estuvo en diferentes empleos, hasta que finalmente encontró un puesto como Técnico de Desarrollo integral en la organización gubernamental “Fondo de Tierra”, basada en el Acuerdo de Paz de 1996 para reforzar los derechos de la población rural guatemalteca. José Luis ha implementado, entre otras acciones, un programa de reforestación y ecoturismo en una finca agrícola. Aquí se siente feliz de poder ayudar a familias vulnerables a encontrar formas sostenibles de vivir dignamente.

A día de hoy, José Luís vive en Guatemala y está casado con Aida, una ex cuidadora de niños en NPH Guatemala. Administra voluntariamente el grupo de facebook con 500 Hermanos Mayores de NPH Guatemala, contribuyendo a mantener unidos a la familia de jóvenes que se han independizado de NPH Guatemala y viven una vida independiente fuera del hogar.

José Luis es un ejemplo de superación para todos los niños y jóvenes que reciben el apoyo de NPH Guatemala, ya que ha podido cumplir su sueño, con la ayuda de NPH y una comunidad internacional de personas comprometidas con la misión de NPH en América Latina.